La Federación de Ortopedias alerta del riesgo evidente de exclusión para miles de personas amputadas

La Federación Española de Ortesistas y Protesistas (FEDOP) considera que el catálogo común de prótesis externas propuesto por el Ministerio de Sanidad es “técnicamente inviable y preocupantemente excluyente”. En la reunión mantenida este jueves en la sede del Ministerio de Sanidad en Madrid con el grupo reducido de Importes Máximos de Financiación de Prestación Ortoprotésica, órgano que está gestionando la revisión de la prestación pública, el sector ha expresado su más firme desacuerdo con un catálogo que en su opinión, deja fuera a una parte importante de la población española y no representa las posibilidades y prácticas actuales del área, además de señalar el mal tiempo político para una propuesta de este calibre.

Consideramos que esta clasificación es irrespetuosa con los profesionales que se han esforzado durante años en encontrar soluciones y lo que es aún más grave, con los usuarios que requieren de estos tratamientos para su día a día”, afirma Verónica Hernández, secretaria general técnica de la Federación.

“En esta reunión se ha tratado la última parte, la de las prótesis externas, de un trabajo que ha llevado tres años de redefinición del catálogo ortoprotésico. Se inició como un proceso necesario ya que estaba desfasado y con muchas diferencias entre comunidades autónomas. Sin embargo, creemos que se ha desvirtuado este objetivo, ya que consideramos que el único criterio a seguir ha sido el ahorro a corto plazo dejando en la cuneta a muchos pacientes”, explica Hernández.

El sector quiere poner el acento en “la escasa” atención que en su opinión han prestado los diferentes grupos políticos a este asunto en medio de un periodo con un gobierno en funciones. “Sería prudente no tratar de cerrar aceleradamente este proceso antes de que tome posesión un ejecutivo definitivo, con el fin de que pueda hacer suya esta propuesta y responsabilizarse de liderar el procedimiento que a nivel autonómico y económico debe seguir a continuación”, defiende la portavoz.

Además, FEDOP denuncia que este catálogo viene a confirmar que la Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud vuelve a ponerse en peligro una vez más. “No estamos delante de un mecanismo de solidaridad sino de un instrumento diferenciador entre comunidades autónomas. Una vez más pone en evidencia las notables desigualdades entre autonomías vecinas con las que volverán a salir perjudicados los ciudadanos”.

Cabe destacar que dos personas de cada mil en España han sufrido algún tipo de amputación, siendo la diabetes la principal causa en un 70% de los casos, seguida de enfermedades cardiovasculares y de traumatismos, el 37% en estos últimos, debidos a accidentes de tráfico. “Los tipos de productos recogidos dejan sin el tratamiento óptimo a la mayor parte de usuarios con amputación o agenesias. Esto es algo que desde el punto de vista sanitario y social no debemos de tolerar. La inclusión social de las personas con discapacidad debe de ser un factor primordial en la descripción de las categorías de productos en este catálogo”.

La Federación insta al gobierno a que reconozca que en el mundo de la ortopedia no existe una receta única, sino soluciones muy diversas y adaptadas a la situación de cada persona. En este sentido, considera imperativo para los expertos técnicos, que en España se sigan las indicaciones del estándar internacional de aplicación en ortopedia que establece una valoración del paciente en cuatro grados en distintas características personales. Los componentes de las prótesis están diseñados y testados para los mismos, extremo que el catálogo recientemente diseñado no ha tenido en cuenta dejando al margen, a su juicio, a un importante segmento de la población como niños y jóvenes. “España posee un nivel de calidad reconocido en el sector de la ortopedia a escala internacional y no debemos perderlo. No podemos volver a la ortopedia de los años 60 en nuestro país”, defiende Esteban Junquera, presidente de la Asociación Española de Fabricantes y Distribuidores, AFDO.

FEDOP ha pedido en reiteradas ocasiones tanto al Ministerio de Sanidad como a los partidos políticos, que impulsaran una mesa de trabajo con representantes formales de los colectivos de médicos traumatólogos, rehabilitadores, cirujanos vasculares, fisioterapeutas y psicólogos, además de técnicos ortoprotésicos y de la diversidad de colectivos de usuarios afectados. El sector insiste en que la reforma de esta prestación ha de recoger debidamente aquellos tratamientos que respondan mejor a las necesidades de cada usuario y no sólo los que el Ministerio considere posibles de financiar al cien por cien en este momento. “Nos negamos a participar en una subasta de derechos y en una guerra de precios porque para nosotros lo más importante son las personas. Como sector empresarial, estamos dispuestos a negociar soluciones con el Ministerio para que la prestación sea viable desde el punto de vista económico, pero esta discusión será ajena a que el paciente reciba su tratamiento”, concluye Hernández.