Buscador de Ortopedias

Encuentra tu ortopedia con licencia y personal cualificado entre nuestros asociados

Buscador de Ortopedias

Encuentra tu ortopedia con licencia y personal cualificado entre nuestros asociados

La inclusión total pasa por garantizar prótesis con las que mantener una vida laboral digna

3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Federación Española de Ortesistas y Protesistas (FEDOP) quiere recordar la importancia de los catálogos de prestaciones ortoprotésicas, que financia la Seguridad Social para las personas con discapacidad. La inversión pública […]

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Federación Española de Ortesistas y Protesistas (FEDOP) quiere recordar la importancia de los catálogos de prestaciones ortoprotésicas, que financia la Seguridad Social para las personas con discapacidad.

La inversión pública en materia ortoprotésica supone un 0,21% de la partida que los Presupuestos Generales del Estado dedican a Sanidad. Un importe que es totalmente insuficiente si analizamos el perfil de las personas con discapacidad. Según el reciente informe de Vulnerabilidad de Cruz Roja, 8 de cada 10 personas en España no pueden afrontar el coste de una prótesis.

Tras casi 25 años sin prácticamente ningún avance en materia ortoprotésica, el pasado mes de julio el Ministerio de Sanidad puso en marcha la Orden SBC/45/2019, que actualiza la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud. Todos los gobiernos autonómicos deben ajustarse a esta normativa y actualizar sus catálogos de prestaciones y disponen de plazo hasta el 31 de diciembre de 2019. Sin embargo, en estos momentos muchos se encuentran redactando todavía borradores, que no incluyen las necesidades reales de los pacientes ni del sector.

Es fundamental que las administraciones autonómicas aprovechen la reforma de los listados de productos para otorgar una mejor y mayor cobertura para los pacientes, así como más flexibilidad en los límites de financiación de la sanidad pública para garantizar una plena inclusión.

Actualmente un paciente puede acceder a través de la Seguridad Social a una prótesis u ortesis muy básica, lo cual no permite mantener una vida laboral activa. Hay personas jóvenes que, tras sufrir una amputación, deben afrontar además el abandonar su carrera profesional o incluso la práctica deportiva.