Es un texto de mínimos que prescinde de productos y materiales del mercado actual

La Federación Española de Ortesistas Protesistas, FEDOP, considera que el Proyecto de Orden, por la que se modifica el anexo VI del Real Decreto 1030/2006 y por el que se establece la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud y el procedimiento para su actuación, tendrá efectos “nocivos” tanto para pacientes como para el sector de la ortopedia. Su presidente, Luis Gallego, denuncia que, de salir adelante en los términos actuales, “los usuarios recibirán una prestación inadecuada a sus necesidades y el sector se verá abocado a una recesión y, en muchos casos, a la desaparición de empresas, de ortopedias y a la destrucción de puestos de trabajo”.

La Federación insta al Ministerio de Sanidad a una actualización real de la cartera de servicios, y a acodar la financiación adecuada, teniendo en cuenta que las mejoras en la misma pueden suponer un considerable ahorro económico y, además, el beneficio sustancial en la calidad de vida de los pacientes que pudieran incluso incorporarse al mercado laboral. “Creemos que todavía estamos a tiempo de parar un texto que debe de ser sometido necesariamente a un cambio de rumbo en defensa de miles de personas de este país que tienen derecho a la mejora de su calidad de vida y a su reinserción social y laboral”, explica Gallego.

La Federación califica el texto de “cartera de mínimos” que deja fuera a productos y materiales “imprescindibles en el mercado actual y de uso extensivo”. Un extremo que, según explica el presidente de FEDOP, dejaría fuera de cobertura a un elevado número de pacientes con necesidades y condiciones especiales. Además, la Federación hace hincapié en cómo la capacidad económica de la Comunidad Autónoma en la que resida el ciudadano será determinante para que pueda o no acceder al servicio que necesita. El hecho de que ese montante esté limitado, al estar acogido al Fondo de Liquidez Autonómico, llevará a cada comunidad a escoger para su propia cartera de servicios, los productos ortoprotésicos de más bajo coste y calidad dentro de la escala establecida para cada tipo. “La disparidad entre Comunidades Autónomas acentúa las desigualdades sociales dejando un mapa de servicios sanitarios marginal e injusto para miles de ciudadanos, cuya calidad de vida queda a la suerte del territorio en el que viva”, asegura el presidente.

Para FEDOP, la Orden considera de manera inadecuada la actuación profesional del técnico ortoprotésico en la prestación, que se confunde con una mera venta de producto. La Federación defiende la dedicación de dicho profesional cuyo fin no es otro que el de mejorar el día a día de su paciente. Todo ello a través del servicio de un producto adaptado a las necesidades y condiciones físicas del mismo con el consiguiente periodo de adaptación y mantenimiento. Una labor que para FEDOP ha de ser contemplada irremediablemente en los importes fijados por el Ministerio.

Un sistema de cálculo del IMF, en su opinión, inadecuado por cuanto no se han tenido en cuenta los criterios establecidos en el art. 5 del R.D. 1506/2012 y sobre el que denuncia, no se le ha permitido tratar en ningún momento con la Subdirección General de Cartera Básica de Servicios. “Lo que lleva a que no se valore la actuación profesional del técnico, ni los costes reales de producción”, apunta Luis Gallego.